domingo, 31 de agosto de 2014

Ha fallecido nuestra amiga Paloma Fraguas de Pablo

Ayer, 30 de agosto, después de una larga enfermedad con la que luchó con la fuerza que la caracterizaba, falleció nuestra amiga Paloma Fraguas de Pablo.
Paloma fue concejala y portavoz del grupo municipal socialista, impulsando la actuación combativa de ese partido. Esa combatividad y ese interés por la política y por los asuntos de nuestro pueblo la mantuvo atenta, hasta hace pocas semanas, a todo lo que pasaba.
Desde aquí les damos el pésame a sus familiares y amigos, especialmente a nuestros compañeros Fernando Aznar Cenamor y Diego Aznar Fraguas, compañero e hijo de Paloma.
Ayer se velaron sus restos en el Tanatorio del Hospital de El Escorial, y hoy, 31 de agosto, a las 12.00 será la incineración en el mismo lugar.
Que la tierra te sea leve, compañera.

viernes, 29 de agosto de 2014


Charla sobre la crisis y su impacto en Los Molinos. Este viernes, 29 de agosto a las 20.00

29 agosto, a las 20.00 hrs en la Casa Museo Julio Escobar
Charla sobre:
La crisis y su impacto en Los Molinos. Paro y emigración
Emilio Criado
La crisis ha supuesto un estancamiento de la población en los pueblos de la sierra, y en particular en Los Molinos, acompañada de un incremento notable en las cifras de paro. La solución no puede derivarse sólo de las iniciativas surgidas de la comarca, sino que deben encajarse en políticas mas globales a nivel regional y comarcal. En todo caso las medidas propuestas en torno a la creación del Parque Nacional del Guadarrama, resultan totalmente insuficientes

jueves, 28 de agosto de 2014

El Catálogo de Los Molinos, una necesidad para el bien común y una obligación legal (3)

Esta es la tercera entrada del artículo "El Catálogo de Los Molinos, una necesidad para el bien común y una obligación legal"
Las dos anteriores fueron:

  • Primera manipulación: el Catálogo incluye un porcentaje exagerado de viviendas (19 de agosto de 2014).
  • Segunda manipulación: El equipo de trabajo que hizo el Catálogo carece de cualificación (23 de agosto de 2014).
Adolfo Rodríguez Gil

Tercera manipulación: el Catálogo no ha sido dado a conocer a los vecinos/as

El Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos ha sido el documento urbanístico que ha tenido más publicidad y difusión en toda la historia de nuestro pueblo. De esto no cabe ninguna duda, sin embargo se ha lanzado una campaña, principalmente por parte del PP, en la que se dice que no se ha informado. Vayamos por partes:
La primera difusión del Catálogo abriendo un período de sugerencias, en mayo de 2013
El Catálogo, que se había empezado a elaborar, como ya hemos explicado, a finales de 2011, tomó forma casi definitiva en marzo de 2013. El equipo de gobierno lo aprobó y fue dado a conocer a la población en mayo de ese año, por medio de un Bando de la Alcaldía, que se fijó por todo el pueblo, y por la publicación del Catálogo en la web municipal, para que quien quisiera pudiera descargárselo. En el Bando de la Alcaldía se anunciaba la apertura de un período de sugerencias en el que cualquiera podía hacer llegar las suyas y de la realización de charlas informativas. 


Ese período se sugerencias no está contemplado en las leyes, es decir que no es obligatorio, pero desde el grupo de trabajo del Catálogo lo consideramos imprescindible porque queríamos el máximo debate entre los vecinos. En ese período se presentaron 12 sugerencias, que se estudiaron detenidamente y, al menos, ocho de ellas llevaron a modificar aspectos del Catálogo y a incluir un nuevo elemento (la toponimia histórica de Los Molinos) a petición de un vecino que ha trabajado a fondo este tema.
Antes de estas fechas no se dio a conocer el Catálogo por las mismas razones que mientras se elabora un planeamiento no se difunden las intenciones y los debates, para evitar operaciones y actuaciones que pretendan aprovecharse de las variaciones que se pretenden introducir (por ejemplo, comprar o vender basándose en información privilegiada). En el caso de los Catálogos, esta prudencia con respecto a la información en su fase de elaboración es fundamentalmente para evitar que se puedan producir derribos de elementos que se quieren catalogar. Por eso, el Catálogo se dio a conocer tres meses antes de la fecha en la que pretendíamos su aprobación inicial, porque ese período es el máximo que concede la ley para aprobar una licencia de derribo o una obra mayor, mientras que cuando se aprueba el Catálogo inicialmente esas licencias quedan “suspendidas” en los bienes catalogados, lo que quiere decir que, durante un año, no se puede dar ninguna que atente contra los valores que el Catálogo protege.
El Catálogo había sido aprobado por el equipo de gobierno de manera entusiasta, antes de mayo del año pasado. Hubo felicitaciones y abrazos cuando les presenté el trabajo final. Además, todo el equipo de gobierno había tenido, durante los dos años de trabajo del Catálogo, información puntual de todos los debates y pasos que se venían dando en el equipo de trabajo del Catálogo (conservo más de veinte correos que les envié informando de la marcha del Catálogo y los debates), a cuyas reuniones pudieron asistir, aunque pocas veces lo hicieron.
El calendario que estaba previsto era que, como máximo, tres meses después de la apertura del período de sugerencias, el Catálogo fuera aprobado y se abriera el periodo oficial y legal de alegaciones al mismo. Es decir, que el acuerdo era aprobar inicialmente el Catálogo en agosto de 2013, antes de que transcurrieran los tres meses desde su puesta en conocimiento.
Hay que tener en cuenta que esa aprobación inicial, que finalmente se produciría un año después de darse a conocer el Catálogo (en mayo de 2014), no cierra el debate, sino que lo abre de manera oficial por medio de las alegaciones, el estudio de las mismas, la emisión de los informes pertinentes, vinculantes y no vinculantes, su remisión a los organismos competentes junto con las alegaciones, etc., que llevarían a la elaboración de una nueva propuesta de Catálogo, que si tiene cambios sustantivos habría que someter a un nuevo período de alegaciones, para luego ser sometido a aprobación provisional por el Pleno del Ayuntamiento, que de hacerlo lo elevaría a la Comunidad de Madrid quien lo aprobaría o no, pues puede exigir a través de informes vinculantes cambios o añadidos.
Es decir, que desde mayo pasado estábamos iniciando el proceso de consulta y reforma del Catálogo, que quedó frustrado el 1 de agosto.
Esquematizando, este proceso tenía que haber discurrido así:
1. Publicación del Catálogo, abriendo un período de consultas y sugerencias (no obligatorio).
2. Análisis de las sugerencias y reforma del Catálogo.
3. Petición de informe de legalidad al Secretario del Ayuntamiento (informe preceptivo pero no vinculante). También se pidió informe al Técnico Municipal (lo que no es preceptivo ni vinculante).
4. Aprobación inicial del Catálogo por la Junta de Gobierno del Ayuntamiento (el alcalde y los dos teniente de alcalde), publicación en el BOCM y en un periódico de esta aprobación, exposición del Catálogo en el Ayuntamiento (a disposición de cualquier persona), publicación del mismo en la web municipal y apertura del período oficial y obligatorio de alegaciones.
5. Envío del Catálogo (y de los informes del Secretario y Técnico Municipal) a las instituciones pertinentes, para que emitan los informes que, en el caso de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, son vinculantes (obligatorios).
6. Estudio de las alegaciones e incorporación de las que se estimen pertinentes; respuesta a todas las alegaciones; debate y reelaboración del Catálogo.
7. Si en el período de alegaciones el Catálogo sufre una reelaboración sustantiva, hay que someterlo a un nuevo período de alegaciones, repitiendo los pasos anteriores (del 3 al 6).
8. Presentación del Catálogo reelaborado al Pleno del Ayuntamiento, junto con nuevo informe del Secretario, las alegaciones y los informes de los organismos pertinentes, para su aprobación provisional.
9. Si se aprueba en el Pleno, toda la documentación (incluidas las alegaciones) se vuelve a enviar a los organismo pertinentes, fundamentalmente Patrimonio de la Comunidad de Madrid, para que, si está de acuerdo, se produzca la aprobación definitiva y el Catálogo entre en vigor, después de su publicación en el BOCM.
Este calendario puede ser alterado y verse alargado si, por ejemplo, tras el período de alegaciones el Catálogo se transforma de manera sustancial (habría que volver a abrir otro período de alegaciones), o si no se aprobara provisionalmente el Catálogo en el Pleno o si Patrimonio rechazara algunos aspectos sustantivos después de haber sido aprobado por el Pleno.
Por las circunstancias conocidas, y que comentamos en otro capítulo posterior, este proceso fue retirado por el PP y el PSOE, sin llegar a su fase 6 (Estudio de las alegaciones e incorporación de las que se estime pertinente; respuesta a todas las alegaciones; debate y reelaboración del Catálogo). Es decir, que sólo se dieron 5 de los 9 pasos y no hubo lugar ni al estudio de las alegaciones, ni a su incorporación al Catálogo, ni a la reforma de éste, ni al debate que se tiene que dar en esa fase… El PSOE y el PP, con la ayuda de PLM, abortaron el proceso antes de que despegara y cuando el Catálogo era sólo una propuesta que tenía que ser debatida y consensuada.
Sólo nuestro grupo hizo labores de difusión del Catálogo
En todo este proceso, sólo nuestro grupo y algunas personas del grupo de trabajo, dimos difusión al Catálogo. Ni PSOE, ni PLM hicieron nunca nada para difundirlo y debatirlo.
Además de lo que hemos expuesto, en las fiestas de septiembre del año pasado, el grupo de arquitectura N`undo (que había conocido el Catálogo y que había decidido colaborar en su difusión, como se puede ver en su web), pintó, durante tres días, un plano gigante de Los Molinos señalando las casas del Catálogo (en el antiguo Colegio).



 Allí mismo se expusieron los 18 paneles que había elaborado sobre el patrimonio de Los Molinos (que creo que son suficientemente conocidos) y estuve toda la mañana, mientras se hacía uno de los encierros, en una mesa con los tres tomos del Catálogo, atendiendo a todos los vecinos que se acercaron, que fueron muchos. 
Exposición de los paneles sobre el Patrimonio de Los Molinos, durante las fiestas de septiembre de 2013
 

También hemos estado abiertos, mientras fui concejal de Urbanismo, a hablar con todos aquellos que nos lo pidieron y os aseguro que fueron muchas las personas con las que hablé y, cuando se abrió el período de alegaciones (junio de este año) el Concejal de Urbanismo y Participación, Fernando San Isidro, atendió personalmente cerca de sesenta consultas de vecinos/as sobre el Catálogo. En muchos casos, estas personas vinieron a transmitirnos su orgullo porque sus casas estuvieran incluidas. Algunas nos aportaron información complementaria, en forma de datos, fotos, anécdotas. Muchas otras venían asustadas por la difusión de mentiras como que se iban a expropiar las casas, que no podrían venderlas, que tenían que abrirlas a visitas semanales, que no podrían hacer obras en ellas, etc., que había hecho de manera malintencionada el PP, recurriendo a la mentira y el engaño. Pero después de explicarles detalladamente la flexibilidad del Catálogo (posibilidad de hacer obras en todos los niveles de protección, aumento de alturas en la mayoría, conservación sólo de elementos parciales en el nivel A-4, etc) sus ventajas (conservación de los ambientes del pueblo y las colonias, aumento del atractivo de nuestro pueblo, revalorización a medio plazo de esas viviendas, ventajas para las casas fuera de ordenación, etc.), así como la decisión por nuestra parte de impulsar en el Ayuntamiento medidas de apoyo a los propietarios/as de los bienes catalogados ("división horizontal" en los chalets de las colonias históricas, exoneración de tasas de obras e Impuesto de Construcciones Instalaciones y Obras, exoneración o reducción del IBI según niveles de protección, reclamación a la Comunidad de Madrid de ayudas a la rehabilitación, puesta en marcha de una campaña de alquiler por rehabilitación...), la gran mayoría entendieron el propósito y las ventajas de esta iniciativa para el presente y el futuro de nuestro pueblo.
También en este blog hicimos 17 entradas, desde mayo del año pasado, a las que habría que añadir estas otras tres, dedicadas exclusivamente a hablar del Catálogo, y en ellas se dieron cientos de comentarios y respuestas nuestras en las que se intentaba aclarar temas del mismo. También en otras entradas no específicas se ha hablado del Catálogo. Y esto no es anecdótico, pues como se puede ver este blog lo lee mucha gente. Por ejemplo, en el mes de agosto se alcanzaron más de 9.000 visitas en treinta días, en un pueblo de 4.500 habitantes.
Pero desde mayo de 2013 hasta abril de 2014 no conseguimos que se diera ningún paso por parte de PSOE y PLM en relación al Catálogo. Se dejo, de manera intencionada dormir el tema con la esperanza de hacerlo morir por inanición.

martes, 26 de agosto de 2014

La iniciativa católica Objetivo 1300 amenaza con duplicar las cruces colocadas en la sierra madrileña

Artículo de eldiario.es sobre un tema del que nos alertaban por el blog en algunos comentarios:

"Nos vemos en el deber de informar a todos cuantos oponen resistencia a la Libertad de la Religión Católica: toda Cruz y Virgen que sea objeto de demolición, será motivo inexcusable para incrementar por dos el número de Cruces." Esa es la contundente respuesta que los organizadores de la iniciativaObjetivo 1300 han remitido a los medios tras la repercusión negativa que ha tenido la noticia de que pretenden instalar un total de 1.300 cruces en la sierra madrileña para promover los valores del catolicismo.
A raíz de la información adelantada por Crónica Norte y publicada el pasado lunes por eldiario.es, la iniciativa religiosa ha redactado una declaración de intenciones en la que reiteran su compromiso de coronar 1.300 cimas de todo el territorio nacional con cruces y símbolos religiosos.
La polémica saltó hace unas semanas en las redes sociales cuando varias asociaciones de montañeros denunciaron la presencia de cruces en lo alto de las montañas de la Sierra de Guadarrama. El pasado 9 de agosto, Objetivo 1300 había emprendido su cuarta edición –llevan subiendo cruces a las cimas desde 2012– y colocaba una cruz de cuatro metros de alto en el pico de La Maliciosa, que se encuentra en el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.
A raíz de este revuelo, la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid le comunicó a Efe este lunes que instará a la organización religiosa a suspender dicha actividad "para la que no tiene permiso". Según un portavoz de la Consejería, este tipo de permisos apenas se conceden, únicamente en ocasiones especiales como el aniversario de la Real Sociedad Española de Alpinismo de Peñalara, cuando les permitieron colocar una placa conmemorativa.
Ante la decisión de Medio Ambiente –que admite que ya ha retirado algunas cruces–, Objetivo 1300 se ha resguardado en que "desconocía" que hubiera que solicitar algún tipo de permiso y ha anunciado que, a partir de ahora, actuarán de acuerdo con la legislación establecida.
Según la nota, la acometida proviene "directamente de Roma" –aunque no han explicado a este medio su vinculación exacta con el Vaticano– y seguirá existiendo "en tanto en cuanto quede un católico en España, con ardor apostólico, que levante la Cruz, en nombre de la Verdad".
La iniciativa religiosa Objetivo 1300 pretende seguir colocando cruces en la sierra. Foto: Objetivo 1300
La iniciativa religiosa Objetivo 1300 pretende seguir colocando cruces en la sierra. Foto: Objetivo 1300
Según explican en la nota, los participantes "seguirán acometiendo este evento con regularidad, hasta coronar las 1.300 cimas a lo largo de toda la geografía española, con Cruces y Vírgenes", dado que portar e instalar símbolos religiosos en las montañas es, según dicen, "una actividad lícita, honorable y digna de un cristiano".

Para promover el "ardor apostólico"

Entre los motivos que mueven a este grupo religioso destacan el "ardor apostólico" y la promoción de los valores cristianos en la juventud. A esas intenciones que se reflejaban en sus convocatorias anteriores ahora han sumado dos objetivos nuevos: la creación de compromiso y coherencia en los cristianos "frente a la invasión islamista que está por venir" y combatir contra la "invasión acomodaticia y liberal que impera en la sociedad".
Objetivo 1300 ha desmentido su vinculación con las organizaciones a las que se les asoció en los medios el pasado lunes, como la Asociación Juvenil Cruz de Borgoña, de corte carlista, pese a que reconocen que les invitaron a unirse a la última marcha. Se declaran asimismo "independientes" de cualquier organización y anuncian que tomarán todas las medidas necesarias para "evitar futuros boicots" a su web oficial –que permanece inaccesible desde, al menos, el viernes– o teléfonos de contacto.

sábado, 23 de agosto de 2014

El Catálogo de Los Molinos, una necesidad para el bien común y una obligación legal (2)


Continuamos la publicación por partes del artículo sobre el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de Los Molinos, con el objetivo de generar un debate detallado de los aspectos técnicos y políticos de ese documento y deshacer las manipulaciones groseras que se han divulgado sobre el mismo principalmente por el PP. Esta es la segunda entrega. La primera se titulaba "Primera manipulación: el Catálogo incluye un porcentaje exagerado de viviendas" y fue publicada en este blog, el 19 de agosto de 2014.
Adolfo Rodríguez Gil



Segunda manipulación: El equipo de trabajo que hizo el Catálogo carece de cualificación 
Para elaborar un Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos, el único requisito que establecen las leyes es que el documento técnico esté firmado por un titulado superior (licenciado). Nuestro Catálogo lo firman, como técnicos redactores, un arquitecto (que es profesor de la Escuela de Arquitectura de la Politécnica de Madrid y arquitecto municipal de un pueblo de nuestra Comunidad) y un economista. Además, lo firman como técnicos auxiliares una persona de la Oficina Técnica, que conoce mucho el pueblo y su urbanismo (como pueden dar fe todas las personas que han ido a consultarla), un vecino estudioso de la arqueología y la arquitectura (que fue el que aportó más propuestas de inmuebles a incluir por su valor) y una vecina que conoce muy a fondo las colonias y su gestación.
Pero detrás de esas firmas, hubo sobre todo el trabajo de un grupo multidisciplinar, en el que participamos varios titulados superiores, entre ellos dos arquitectos (el Técnico Redactor y una arquitecta, que vino a hacer en Los Molinos su trabajo de fin de máster y fue la única persona del grupo que no estaba avecindada en Los Molinos). Otras personas eran también tituladas o tenían conocimientos especiales en estos aspectos o disponibilidad de trabajar en ellos y se integraron en el grupo en el que cada tema que se planteaba se debatía de manera abierta y en el que las decisiones se tomaron por consenso. El trabajo del grupo no fue una simple aportación de conocimientos de cada una de las personas, sino que fue una labor de estudio y reflexión colectiva que nos permitió a todos/as aprender de los demás.
La primera reunión formal del mismo fue el 29 de septiembre de 2011. En enero de 2012, ya con una propuesta, tuvimos la primera reunión en la Comunidad de Madrid, con la Dirección General de Arquitectura y Vivienda y en febrero con la Dirección General de Patrimonio. A ambas Direcciones se les enviaron los documentos previos que hasta entonces habíamos trabajado y se inició una relación directa con intercambio de información, nuevas reuniones y visitas a Los Molinos, por lo que en todo momento contamos también con la asesoría cualificada de los técnicos de ambas Direcciones.
En el grupo de trabajo me correspondió, al ser el concejal de urbanismo y participación ciudadana, su coordinación y el enlace con el equipo de gobierno, con el Secretario y el Técnico Municipal. El equipo de gobierno estuvo informado, verbalmente y por los correos que dirigía al grupo, de todos los pasos, avances, acuerdos, reflexiones, etc., que se dieron en todo momento. También fueron informados de los avances y debates el Secretario del Ayuntamiento y el Técnico Municipal.
Se ha cuestionado en algún momento mi cualificación para coordinar ese trabajo y, aunque siento pudor y malestar porque en nuestro país hay una sobrevaloración de las titulaciones universitarias y estudios (titulitis), voy a explicar algunos de mis antecedentes y parte de mi currículum. Como quedó acreditado en el Expediente del Catálogo soy titulado superior (concretamente Licenciado en Económicas). También empecé a cursar otras dos carreras (Sociología y Derecho) que tuve que abandonar (una en tercero y la otra en primero) porque desde los 19 años tuve que irme de casa de mis padres (por la represión de la dictadura) y comencé a trabajar y sólo pude terminar la de Económicas. Pero lo más importante es que he tenido por vocación una relación apasionada con los temas de arte y arquitectura desde antes de la universidad y también en mi vida profesional he podido tener relación con temas de patrimonio arquitectónico y arqueológico. Las relaciones más directas se dieron cuando durante cuatro años fui Coordinador General de la Cooperación Española con Argentina (entre 1993 y 1996), donde coordinaba varios proyectos de este tipo, entre ellos la rehabilitación de la Avenida de Mayo, en Buenos Aires, la rehabilitación de la Manzana de San Francisco, en la misma ciudad, y el proyecto arqueológico de las Misiones Jesuíticas. Anteriormente había trabajado en temas municipales en Nicaragua (donde fui primero asesor de la presidencia del gobierno y luego responsable del área económica-financiera de los municipios de ese país en el Ministerio de la Presidencia y en el Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal). En ese período visité casi todos los países de ese continente participando en cursos sobre municipalismo e impartiendo algunos, visitando proyectos de patrimonio arquitectónico, escuelas taller de rehabilitación, etc. Fruto de esos casi 14 años de trabajo me publicaron unos seis libros sobre municipalismo la Fundación Friedrich Ebert, el INAP español, el proyecto DEMUCA..., además de varias investigaciones, artículos en revistas y ponencias en congresos. Por otro lado, desde antes de iniciar el Catálogo, venía realizando un trabajo de lectura, investigación y catalogación de los restos de las fortificaciones de la Guerra Civil en nuestra Sierra. También desde hace 17 años soy director de un módulo y profesor de un curso de especialización en Asentamientos Humanos, para arquitectos titulados, de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid. Pero, por encima de todo, repito que me considero una persona apasionada por el patrimonio arquitectónico y arqueológico, que es lo que me ha llevado a estudiar y a trabajar en el análisis de nuestro pueblo y su riqueza patrimonial. 

 Pero volviendo al tema central, el principal mérito del Catálogo de 2014 no se puede buscar en quienes lo elaboramos y en nuestros defectos o virtudes. Podríamos debatir si nuestro nivel cultural y nuestro conocimiento de la materia es mayor o menor, pero sería un debate muy subjetivo, donde habría que tirar del currículum de todos/as, como yo me he visto obligado a hacer del mío. 
Los principales méritos de este Catálogo son, a mi juicio, el que los criterios de catalogación se explicitan con detalle (lo que no hace la mayoría de los Catálogos), la seriedad de esos criterios (mérito de Alejandro Tamayo, el arquitecto redactor), el trabajo colectivo del grupo que lo elaboramos, el debate en todo momento y tras el cual las decisiones se consensuaban, el que ese grupo de trabajo dedicó su tiempo de manera generosa… y, sobre todo, el intenso trabajo de campo que se realizó, los estudios y las averiguaciones que se hicieron para poder plasmarlo y el amor por el pueblo que demostraron esas personas que trabajaron altruistamente durante dos años para conocer y dar a conocer el rico patrimonio de Los Molinos.
Gracias, desde aquí, a Alejandro, Javier, Julia, Adela, María, Samuel y Fernando, a todas las demás personas que colaboraron puntualmente, con sus sugerencias, conocimientos y trabajos paralelos (Paco Luis, José Luis, Rosa, Elena, etc.), así como a los técnicos y jefes de Patrimonio de la Comunidad de Madrid que tanto nos ayudaron y enseñaron.
En cuanto a cómo elaboramos el Catálogo, enumero algunas de las líneas de trabajo realizadas:

  • Como recomiendan las metodologías para la elaboración de Catálogos de Patrimonio, varias personas del grupo de trabajo rastreamos todo el pueblo y se hicieron miles de fotografías de inmuebles.
  • Se revisaron todos los proyectos constructivos que están digitalizados en el Archivo Histórico Municipal, desde 1925 hasta 1980 (casi 500 expedientes).
  • Se revisaron todos los números de la Revista Cortijos y Rascacielos, en los que encontramos reportajes de varias casas de Rodríguez Quevedo y de otros arquitectos relevantes situadas en Los Molinos (Francisco Javier de Luque, Fernández Saw y otros).
  • Se estudió la bibliografía que hablaba de Los Molinos, de su arquitectura, costumbres, fotos, etc.
  • Basándose en un primer trabajo de Paco Luis González y de un inventario que empecé a hacer hace cinco años, recorrí todo el término municipal buscando y fotografiando restos de fortificaciones de la Guerra Civil (se incluyeron 154 fichas). Para poder hacer mejor este trabajo de catalogación leí detalladamente los libros escritos sobre las fortificaciones en la Sierra y en Madrid, visité asiduamente las web existentes y hablé personalmente con dos especialistas (Domingo Pliego y Jesús Vázquez).
  • Se estudiaron los documentos de amojonamiento de Los Molinos y recorrimos todo el perímetro de nuestro pueblo localizando y fotografiando más de setenta mojones de término y de caminos.
  • Se tuvieron numerosas reuniones y contactos con los técnicos de la Comunidad de Madrid, que nos apoyaron en la tarea y que visitaron en cuatro ocasiones Los Molinos con nosotros presentes y algunas más por su cuenta. Etc.
Evidentemente este trabajo no es perfecto, ni puede serlo. La catalogación del Patrimonio Histórico no tiene instrumentos de precisión matemática para hacerse. Es dificil llegar a un conocimiento profundo de cada uno de los elementos a catalogar. No es fácil la valoración individual de muchos elementos. No es posible acceder a toda la información necesaria sobre todos los elementos, ni a toda la información documental. La percepción sobre los valores a proteger no es la misma para todos/as y también cambia con el tiempo y con el mismo trabajo de catalogación (es lo que se llama investigación-acción participativa), etc. Pero, estas dificultades están en todos los Catálogos y en todos los análisis de las cosas que hacemos los humanos. Nosotros/as intentamos hacer el trabajo de una manera honesta y sistemática, haciendo un esfuerzo por objetivizar los criterios de catalogación (que son conocidos, pero expondré con detalle en otro capítulo) y por someter todo al debate colectivo y multidisciplinar, para limar en la medida de lo posible los subjetivismos que siempre están presentes. 


Entre las principales dificultades para la realización del Catálogo, me atrevo a destacar las siguientes:
  • Fue realizado por personas que sólo disponíamos del tiempo libre que nos dejaban nuestras ocupaciones laborales o personales, y aunque dedicamos muchos miles de horas no pudimos abarcar algunos aspectos.
  • La realización de los Catálogos, como saben los especialistas, tropieza con dificultades importantes en cuanto a encontrar información histórica (sobre nuestro pueblo no existen apenas trabajos destacados al respecto) y aunque analizamos la práctica totalidad de la existente, queda pendiente el trabajo a fondo del Archivo Histórico (que tendrá que ser hecho en parte por un paleógrafo, por la dificultad de entender la letra de los escritos más antiguos), de los planos catastrales y cuadernos de campo que hizo el Instituto Geográfico a finales del siglo XIX, del archivo de la Parroquia (que no está digitalizado), etc..
  • El análisis de los inmuebles no pudo ser completo. En la gran mayoría sólo pudimos analizar las fachadas exteriores de las viviendas y las fotos aéreas de las mismas (y cuando encontrábamos la licencia de obra, los planos, detalles constructivos y dibujos), pues las leyes sobre los Catálogos no incluyen la posibilidad de la visita a los inmuebles que se están estudiando. Esto dificulta conocer los valores reales de muchas viviendas, cuya vista exterior es difícil (por muros o pantallas vegetales) o que tienen o pueden tener aspectos valiosos en partes no visibles o en el interior (por ejemplo, un vecino que apoyó el grupo de trabajo y cuya casa está incluida en el Catálogo, nos informó y nos mostró fotos de un pabellón no visible desde la calle, que es seguramente la construcción de mayor valor arquitectónico de esa casa). En algunos casos, para poder analizar el exterior del inmueble y poner una foto adecuada en el Catálogo, tuvimos que subir a algún cerro cercano y fotografiarla con un teleobjetivo, en otros, el fuerte temporal de viento y nieve del invierno de 2011-2012, que tiró pantallas vegetales, árboles y muros nos facilitó temporalmente la visión de las casas y su fotografiado.
Los principales vacíos del Catálogo que presentamos fueron, a mi juicio, el que no incluía el análisis de las parcelas urbanas, sus jardines, cerramientos, amueblamiento y elementos auxiliares, etc., ni el catálogo de arbolado urbano, ni el detalle de las cercas de piedra seca rurales. Estos tres aspectos estuvieron presentes, pero en el primero (parcelas urbanas y jardines) además de la dificultad de analizarlos, porque muchos no son visibles, se unió el que en el grupo no teníamos ninguna persona especializada en este tema. También nos vimos incapaces de hacer el Catálogo de arbolado urbano, pues aunque en el equipo trabajó un biólogo, por razones laborales y personales no disponía del tiempo para realizar ese trabajo. En cuanto a la catalogación de las cercas de piedra seca, los brincaderos, bocines, pasos de agua y pasos de ganado lanar, teniendo en cuenta su extensión y número, así como la dificultad de analizar las cercas entre fincas privadas, el trabajo nos desbordaba.
Aun así, el Catálogo ha sido objeto de atención, e incluso de elogio, desde algunas instancias especializadas, se nos ha requerido en varias ocasiones para que expliquemos el trabajo realizado y su lógica, y ha sido considerado por los movimientos sociales y medioambientales de la Sierra como una experiencia a imitar. Cito, como ejemplo, dos documentos recientes que hacen referencia al mismo:

“Consideramos que este Catálogo reúne una serie de cualidades que le hacen merecedor de elogio y reconocimiento, convirtiéndolo en modelo a seguir y ejemplo de “buena práctica” urbana y patrimonial. Es ejemplar, en primer lugar, por la visión de futuro que subyace en sus principios, como queda reflejado en su memoria: … proteger el Patrimonio es una muestra de madurez social y de estima por los valores que nos enriquecen a todos y todas, por encima de las apreciaciones cortoplacistas o mercantiles tan presentes en este período, y tan nefastas. Lo es, por la diversidad de situaciones patrimoniales que contempla, incorporando elementos tan variados y poco habituales como: caceras de riego, vallas de  piedra seca, bocines, pasos de agua, brincaderos; los árboles singulares, las obras de ingeniería, los amojonamientos, las vías pecuarias, los fortines militares… , incluyendo la fiesta tradicional y la toponimia histórica. Es extraordinario por su metodología participativa y por haber sido realizado desde un conocimiento real, vivencial, próximo, detallado y exhaustivo del territorio propio. La elaboración de un catálogo tan preciso y cuidadoso exigió la participación de técnicos muy capacitados, pero también de la inestimable colaboración de la población local, legitimando una estrategia de defensa y puesta en valor de su propia identidad , entendida como un valor irrenunciable. La propia Memoria del Catálogo así lo refrenda, remitiéndose a la introducción a la Ley de Patrimonio de la Comunidad de Madrid: “La cultura no es otra cosa que el resultado de la superior capacidad simbolizadora que distingue a la especie humana y así, conservar el patrimonio histórico depositado en ella es condición inexcusable para la pervivencia de la memoria de la especie”.
Julián Delgado Aymat – Arquitecto Urbanista. Presidente del Observatorio Ciudadano para la Conservación del Patrimonio de la Sierra de Guadarrama
“Hemos estado examinando el catálogo, y aunque toda obra humana es perfectible, nos ha parecido un gran trabajo, realizado con rigor y amplitud, que salvaguarda elementos de distinta categoría, pero todos ellos integrados en ese sentido armónico que hace de los Molinos un lugar ejemplar y lleno de encanto.”
Vicente Patón Jiménez
Presidente de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio
Pero, un Catálogo no es nunca una obra acabada. Es, y así se recoge en la Memoria y en la Normativa, un elemento vivo al que se deben y se pueden ir añadiendo aspectos o información. Lo importante es contar con una norma que recoja los principales valores patrimoniales, que evite su desaparición y limite su desvalorización, para que poco a poco sea completado y enriquecido entre todos/as.

La siguiente, entrega de título "Tercera manipulación: el Catálogo no ha sido dado a conocer a los vecinos/as", se publicará en cuatro días.

NOTICIA PUBLICADA EN EL PAÍS EL 19/8/2014

Enlace:  http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/08/19/madrid/1408470686_025455.html

"
Los Molinos retira el catálogo de bienes protegidos
La presión vecinal provoca un acuerdo entre PP y PSOE para posponer la lista
BÁRBARA SÁNCHEZ Madrid 19 AGO 2014 - 19:51 CEST2

La iglesia de Los Molinos, de finales del siglo XVI. / SANTI BURGOS

La piedra domina el paisaje de Los Molinos. Piedra en las montañas y también en las casas de este pueblo de 4.485 habitantes, en la sierra de Guadarrama. El Ayuntamiento, gobernado por el PSOE, había puesto en marcha una iniciativa para conservar la riqueza arquitectónica del municipio, pero tres meses después de aprobar un listado de 400 bienes a proteger, ha optado por retirarlo a causa del "malestar" que, según el alcalde, Juan Pablo González, había generado. La decisión, que contó con el apoyo del PP, ha roto la coalición tripartita de gobierno y ha dejado a los socialistas en minoría.

"Esa casa estaba protegida y esa también. Esa de ahí, también". Adolfo Rodríguez Gil no hace más que señalar viviendas mientras conduce por Los Molinos. Fue concejal de Urbanismo entre 2011 y 2013 y uno de los encargados de elaborar el catálogo. La mayoría de los bienes incluidos eran viviendas, en el casco histórico y en las colonias de veraneo, donde los chalés de vacaciones salpican la ladera de la sierra. Los grados de protección variaban desde la simple obligación de conservar un pozo hasta la prohibición de demoler una casa. En los 17 tomos del catálogo también figuraban, por ejemplo, búnkeres o restos de trincheras de la Guerra Civil, así como obras de ingeniería, como puentes o depósitos. El listado quería incluso proteger la toponimia histórica. "Es un documento muy trabajado, pero algunos bienes, como la fiesta de La Vaquilla, no deberían haberse incluido", apunta el alcalde.


Uno de los búnkeres de la Guerra Civil que se conservan a las afueras de Los Molinos. / SANTI BURGOS

El Ayuntamiento aprobó el 8 de mayo el catálogo, que todos los municipios madrileños están obligados a elaborar según la Ley de Patrimonio autonómica. Entonces, antes de que se incluyera en el plan urbanístico, se abrió un plazo para que los vecinos presentaran sus alegaciones. "En un mes recibimos 739 firmas en contra y 278 alegaciones", asegura el regidor, "era necesario volver a consensuar la norma, los vecinos tienen que sentirse orgullosos de ella".

PSOE y PP, que había tachado la iniciativa de "acoso a la propiedad privada", retiraron el catálogo en el pleno del 1 de agosto. El partido local Primero Los Molinos, socio de gobierno del PSOE, se abstuvo, mientras que el concejal de Urbanismo, Fernando San Isidro, de Convocatoria por Los Molinos —el tercero en discordia en el tripartito—, votó en contra. Tres días después, San Isidro presentó su renuncia, dejando al PSOE, con sus tres concejales y los dos de Primero Los Molinos, en minoría frente a los cinco ediles populares. "La retirada del catálogo fue la gota que colmó el vaso", explica San Isidro, "en mis cuatro meses de concejal me han puenteado, ha sido una lucha constante para sacar adelante cualquier iniciativa".

El documento había estado casi un año colgado en la web del Ayuntamiento, antes de su aprobación. En ese tiempo, según Rodríguez Gil, apenas se registraron una docena de sugerencias. Pero las críticas sobre lo extenso del catálogo —en Alcalá de Henares, ciudad Patrimonio de la Humanidad, se protegen, por ejemplo, unos 200 bienes— tuvieron eco incluso en IU, que se había presentado a las elecciones con Convocatoria por Los Molinos, pero que en junio decidió salir del grupo.

"Quizás no supimos explicarlo, hubo errores de interpretación entre algunos vecinos, que creían que las casas iban a ser Bien de Interés Cultural [algo que solo la Comunidad puede declarar]", señala el alcalde. Rodríguez Gil asegura que aquel fue el resultado de una "campaña de agitación" del PP. "Les hicieron creer que iban a tener que abrir su casa una vez a la semana para que la visitaran los turistas o que les iban a expropiar". El regidor asegura que su intención es empezar de nuevo, aunque no marca plazo para aprobar el listado. Mientras, advierte Rodríguez Gil, se producirán derribos: "Algunos tiran abajo casas de valor solo por la expectativa de construir algo que quizás luego ni logren vender".
"

jueves, 21 de agosto de 2014

CHARLAS EN LA CASA MUSEO JULIO ESCOBAR
Viernes, 22 de agosto.
"FILOSOFÍA PARA LA ACCIÓN ANTE LA CRISIS ACTUAL"
FRANCISCO MARTÍNEZ, PROFESOR DE FILOSOFIA DE LA UNED
CASA MUSEO DE JULIO ESCOBAR, 20,00
LOS MOLINOS

martes, 19 de agosto de 2014

El Catálogo de Los Molinos, una necesidad para el bien común y una obligación legal (1)

He estado escribiendo sobre el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de Los Molinos y sobre las opiniones que sobre él han circulado en nuestro pueblo. Como no hay mal que por bien no venga, el debate que se ha producido, aunque lleno de mentiras y también claramente sesgado por cálculos electoralistas, puede ayudarnos a hablar de un tema tan serio como es nuestro valioso patrimonio común y su conservación.
Como el asunto requiere cierto detalle en las explicaciones, el texto que he escrito es largo, por lo que voy a publicarlo por partes, lo que también nos puede permitir debatir de manera más ordenada en este blog que se ha convertido en una referencia importante en nuestro pueblo (más de 8.000 visitas en los últimos treinta días).
Todas las opiniones al respecto serán bien venidas, por supuesto. Aunque si intentamos razonarlas y argumentarlas ganarán en solvencia y todos/as aprenderemos.

Agosto de 2014. Adolfo Rodríguez Gil
Página 337 del Tomo VII del Libro "Arquitectura y Desarrollo Urbano. Comunidad de Madrid (zona Oeste)

El Catálogo de Los Molinos, una necesidad para el bien común y una obligación legal (1)
Todas las ideas nuevas tardan en abrirse camino. Esto es casi una ley de vida. La rutina, “lo de toda la vida” es lo que tiene siempre más peso. Pero “lo nuevo”, cuando es válido es precisamente lo que nos garantiza adaptarnos y progresar.
La propuesta de Catálogo de Los Molinos ha sido un intento de impulsar una visión de futuro, ligada al porvenir que tiene todo aquello valioso que se conserva, al mantenimiento de la belleza y de la historia, pequeña o grande, que se nos ha legado, a la salida de la pesadilla de la especulación urbanística que tanto daño nos ha hecho, a las ventajas de mantener nuestro bello pueblo para propios y visitantes… Ese futuro mejor para las personas se logra también conservando lo bueno “de toda la vida” y esto es también "progreso".
En los últimos cincuenta años, en nuestro país se ha generado un pensamiento de que todo progreso pasaba por la destrucción de "lo viejo". Ese pensamiento es muy anterior y tiene fuertes raíces en la Ilustración y en la lucha de la burguesía por destruir los resquicios del llamado antiguo régimen. Y en gran medida es el pensamiento que asumió el movimiento obrero de carácter socialista durante mucho tiempo. Se glorificaba todo cambio y el cambio en si mismo, lo que llevaba a asumir muchas transformaciones de manera acrítica. Era el Progreso (con mayúsculas). Un dios al que había que ofrecer todos los sacrificios y ante el que no cabía oposición.
Este pensamiento ayudó a barrer muchos elementos negativos y supersticiones, pero ha sido y es también destructor y regresivo. En él, el medio ambiente es considerado simplemente algo a explotar, una forma más de capital, sin querer ver las consecuencias futuras que estamos pagando y pagaremos a altísimo precio. La energía se extrae de combustibles fósiles finitos, creando un sistema artificial de sobreconsumo energético, sin prever que esa ecuación no puede durar y los efectos catastróficos de la contaminación y el calentamiento global. La supervivencia y las relaciones humanas, incluidas la reproducción (eso tan tonto y prescindible, para algunos/as, que nos permite existir y continuar siendo una especie), se subordina a también al capital. Incluso las personas somos “capital humano”, un recurso más para las ganancias y para la productividad, despojándonos precisamente de nuestra condición humana. Detrás de ese discurso del "progreso" está también una deshumanización materialista en la que las personas, como todo lo demás, hemos pasado a ser un recurso. Así, nos justifican que la situación de los jóvenes sea de una precariedad insoportable, tanto que tener hijos es para ellos un sacrificio que no se pueden permitir (como si esto fuera un problema suyo y no de todos/as), que a los trabajadores/as no se les garantiza ni el presente ni el futuro y que a los mayores se les quiera hacer sentir que son un estorbo, porque ya no producen...
Algunos/as pensamos que quienes queremos un futuro mejor tenemos que ser conservadores de todo lo bueno (a la vez que reformistas en aquello que es posible cambiar dentro del sistema y revolucionarios en lo que el sistema no permite cambiar y es dañino, cruel e irracional). Puede parecer un juego de palabras, pero quienes queremos conservar muchas cosas, pensando en el pasado pensamos en el futuro.
Yendo al tema que nos ocupa: el Catálogo de Patrimonio de Los Molinos no está muerto, por mucho que se le haya querido enterrar y por mucho que se haya mentido sobre su contenido y solvencia. Y no está muerto porque, por un lado, es un trabajo que está ahí, un inventario detallado de gran parte de nuestra riqueza como pueblo, que hemos elaborado un grupo de vecinos/as, aunque se le haya querido poner nombre y apellidos. Es, además, una obligación legal que vamos a exigir. Es, también, una propuesta que va a seguir viva, porque está amparada en lógicas y leyes vigentes, y porque muchos/as vamos a seguir defendiendo nuestro patrimonio caso a caso y casa a casa.
Primera manipulación: el Catálogo incluye un porcentaje exagerado de viviendas
Cuando se elaboró el Catálogo no se planteó nunca proteger un porcentaje u otro de inmuebles. Esto no hubiera sido serio. Sino que se elaboraron unos criterios de aquello que merecía la pena conservar, porque era insustituible, para preservar el bien común. Así, siguiendo esos criterios (antigüedad, calidad o tipología arquitectónica, calidad de los materiales, significado histórico, cultural, etnológico…) se analizaron los inmuebles de nuestro pueblo, se fotografiaron más de 700 y, para orgullo, salieron 427 fichas de inmuebles de valor que merece la pena conservar.
El grupo de trabajo, durante más de un año y medio, revisó esas fichas una por una y se propusieron los niveles de protección que cada uno/a creía que deberían tener, de acuerdo a los criterios que un arquitecto con conocimiento amplio sobre el tema elaboró. También se descartaron varias decenas de fichas propuestas para su inclusión, por no cubrir los criterios establecidos. Yo conservo esos listados con los niveles de protección que cada unas de las personas del grupo que quisieron asignaron. Finalmente, en aquellos casos en los que había diferencias que no se superaron, el nivel de protección fue asignado por el arquitecto.
Evidentemente puede haber diferencias sobre algunas de las casas y elementos incluidos en el Catálogo, como las hubo durante su elaboración. También hay casas que no se incluyeron y que algunos pensamos que deberían haberlo sido. Pero el trabajo colectivo, serio y concienzudo, dio ese fruto.
Más que hablar de número exagerado de inmuebles incluidos, habría que alegrarse de que nuestro pueblo tenga ese número de casas valiosas, configurándonos así, como el pueblo mejor conservado de la Sierra Noroeste de Madrid.
Pero, haciendo referencia a los números, veamos algunos. El Catálogo que el PP presentó a la Comunidad de Madrid en el año 2003 terminaba en la ficha 128. La Comunidad de Madrid hizo después una revisión de las Colonias Históricas y planteó que se estudiara la inclusión de otras 134 casas (en ese trabajo admirable, realizado por la arquitecta Laureana López–Acevedo, no se incluía el casco antiguo). Desde Patrimonio de la Comunidad de Madrid se nos hicieron llegar hasta 64 fotos de inmuebles y elementos. Un compañero del equipo de trabajo (por si interesa, “molinero de toda la vida”), nos hizo llegar su análisis para incluir otras 27 viviendas del casco antiguo. Se decidió dar una especial importancia a las casas del arquitecto Luis Rodríguez Quevedo, tanto por su calidad arquitectónica, como por su singularidad en la configuración del paisaje urbano de Los Molinos durante casi cincuenta años (este arquitecto diseñó más de 300 inmuebles en Los Molinos), por lo que se trabajó exhaustivamente el libro sobre este arquitecto elaborado por la Técnico de Cultura del Ayuntamiento, para intentar localizar todas las casas que seguían existiendo.
Además, se revisaron todos los proyectos constructivos que están digitalizados en el Archivo Histórico Municipal, desde 1925 hasta 1980 (casi 500 expedientes). Se revisaron todos los números de la Revista Cortijos y Rascacielos, en los que encontramos reportajes de varias casas de Rodríguez Quevedo y de otros arquitectos relevantes situadas en Los Molinos (Francisco Javier de Luque, Fernández-Shaw y otros). Se estudió la bibliografía que hablaba de Los Molinos, de su arquitectura, costumbres, fotos, etc. Se tuvieron continuas reuniones con los técnicos de la Comunidad de Madrid, que nos apoyaron en la tarea y que visitaron en cuatro ocasiones Los Molinos con nosotros presentes y algunas más por su cuenta. Etc.
De la suma de estos estudios y trabajos, en virtud de los criterios de protección, salió el número de fichas que, finalmente se incluyó en el Catálogo. Nunca se habló de porcentajes, porque no tiene sentido usar esa variable. Lo hemos dicho, hay pueblos en los que el 100% o el 90% de los inmuebles tienen que estar en un Catálogo, mientras que en otros apenas el 1% o el 0,5% (como en Villalba).
Además, hay que aclarar que de los 427 inmuebles incluidos en el Catálogo, más de 50 no son viviendas (Ayuntamiento, antiguas escuelas, estación de ferrocarril, Matadero, dinteles del Corralón o de la Posada…), 12 viviendas tienen signos evidentes de abandono o están en ruinas (La Romerito, Quinta Eloísa…), unas 20 presentan signos de no estar habitadas, otras 8 ó 9 más son establecimientos colectivos (Los Olmos…), etc. Otro elemento, que desarrollaremos más adelante, es que en torno al 70% de los inmuebles incluidos en el Catálogo no pueden ampliar edificación, por estar fuera de ordenación total (al estar sobre suelo rústico, o en la zona de protección del río, o en vía pecuaria, etc.) o parcial (por no tener la parcela mínima establecida, tener sobrepasada la edificabilidad que permiten las ordenanzas, sobrepasar la altura permitida, etc.) o por haber agotado los coeficientes de edificabilidad.

No es un número exagerado de inmuebles los que hay en el Catálogo. Lo que es "exagerado" es el valor del patrimonio urbano de Los Molinos, que tenemos el reto y el deber de conservar.

jueves, 14 de agosto de 2014

Crónica del Pleno del jueves 7 de agosto. 

Comienza a las ocho y tres minutos, con unas quince personas de público. Es un pleno tranquilo, apenas es uno consciente de la reciente tensión que hubo en el pleno extraordinario del 1 de agosto.
Se pasa rápidamente por todos los puntos, aprobando el primer y cuarto punto por unanimidad y no se presentan asuntos de urgencia. 
Solo en el turno de Ruegos y Preguntas se alarga el pleno, contando con unas diecisiete intervenciones, que principalmente tratan sobre los temas usuales como alumbrado, obras, licencias y algunos no usuales como la queja sobre un video grabado en un taller municipal, preguntas sobre la piscina municipal, costes de las fiestas, participación vecinal en la organización de las fiestas y alguno más.
Aun así el pleno termina en una hora exacta. En el turno de participación ciudadana se realizan tres intervenciones, una sobre las fiestas, otra sobre la censura que plantea el PP en los videos que le disgustan y un vecino sobre “lo mío”, polémica en una parcela de su propiedad.

1º.- Aprobación, si procede, del Acta de la sesión anterior.
Se aprueba por unanimidad el acta del pleno del 3 de Julio.
2º.- Decretos de Alcaldía.
No hay observaciones.
3º.- Toma de conocimiento de la comunicación al Ministerio de Hacienda de la ejecución del Presupuesto 2014, segundo trimestre.
Tras la lectura del secretario, no hay comentarios por parte de los concejales.
4º.- Aprobación, si procede, de la propuesta de la Alcaldía sobre modificación de la Ordenanza Reguladora del Impuesto sobre el Incremento del Valor de Los Terrenos de Naturaleza Urbana.
Tras la lectura del secretario, toma la palabra Juan Pablo (PSOE) y cuenta que se ha hablado del tema en la comisión de cuentas, Fernando San Isidro (CLM) pregunta sobre la forma de difusión, a lo que le contesta el secretario que será mediante la publicación en el BOCM y en el tablón del ayuntamiento.
5º.- Asuntos de urgencia.
No se presentan ningún asunto de urgencia.
6º.- Ruegos y Preguntas.
- Javier (PP), critica el video grabado en un taller de creatividad, que según él tendría que ser censurado y depurar responsabilidades por la degradación que sufren los profesores y alumnos del antiguo colegio, Divino Maestro. Juan Pablo (PSOE), dice que no considera que contenga ninguna degradación. Así continua una discusión que se centra en lo mismo en el cual Javier insiste en que se censure porque según él se manipula y se tergiversa la realidad. Parece no entender que es la libertad de expresión y que un video puede ser ficticio o humorístico. 
(Adjunto el enlace de dicho video para que cada uno juzgue si es merecedor de censura: 
https://www.youtube.com/watch?v=Nqmsj5A_9Zo#t=154 )
- María de los Ángeles (PP), pregunta sobre la obra enfrente del Huerto Comunitario de los molinos (antigua Huerta del General), pregunta si se han paralizado las obras por parte de ayuntamiento. El alcalde le contesta que si se le ha comunicado que dicha obra se ha paralizada.
- María de los Ángeles (PP), pregunta sobre un tramo de camino de tierra de unos seis metros en muy  mal estado, donde existen construcciones fuera de ordenación. Fernando Marinas (PLM), le contesta que no tenía noticias, pero gracias por la información.
- Javier (PP), ya que se retiró en el último pleno el Catalogo, no entiende como esta aun en la página web del ayuntamiento. A lo que Juan Pablo (PSOE), le contesta diciendo que aún no ha sido remitido el documento porque el secretario no ha terminado el acta del pleno.
- Javier (PP), pregunta cuándo se va  aponer la placa de Adolfo Suarez, el alcalde le contesta que lo ha estado mirando y que se pondrá.
- Javier (PP), pregunta si el concejal de Convocatoria por Los Molinos (CLM) Fernando San Isidro, aun es concejal de urbanismo ya que no sabe si al salirse del equipo de gobierno sigue manteniendo la concejalía. Fernando San Isidro (CLM), le contesta que ya ha firmado la renuncia y que claramente no es concejal de urbanismo.
- Javier (PP), pregunta por la licencia de la Plaza de La Bodega, a lo que el alcalde le contesta que sí que tiene dos licencias, pero ha hecho obras para las cuales no tiene licencia. Javier dice que ira a comprobar el Expediente.
- Josefa (PP), pregunta si se ha mirado ya como poder incluir ayudas para que algunas personas puedan ir al polideportivo. Juan Pablo (PSOE), le contesta que el secretario está mirando la formula. 
- Josefa (PP), que como es posible que teniendo un equipo de sonido que costó 13.000 euros no se utilizó en el último pleno. Juan Pablo (PSOE) le contesta que es una mesa de sonido, no un equipo de megafonía.
- María de los Ángeles (PP), dice que en el pleno pasado alguien se descalzo, que esto no es una mezquita, que hay que guardar el decoro y pide que se vigile.
Todo esto es refiriéndose a alguien del público que asistía al pleno en chanclas, la cara de la mayoría de los participantes y asistentes del Publio era de sorpresa, tanto por el ruego como por la forma de expresarlo.
- Antonio (PP), pregunta por unos documentos que faltaban en el Expediente de la obra de la Avenida de Los Molinos, los cuales el alcalde había prometido entregar. Juan pablo (PSOE) le contesta que se lo darán por correo electrónico.
- Antonio (PP), pregunta por el problema de iluminación y su falta de solución. Fernando Marinas (PLM), le contesta diciendo que se han roto 163 puntos de luz de LED, que se está trabajando en ello y que llevan 40 sustituidos. Nos cuenta además que al estar en garantía están reclamando a la empresa, pero esta empresa está “desaparecida” y que la reparación de cada punto de luz LED, cuesta 500 euros. Además plantea el problema que hay, al tener una instalación deficiente de cableado, de cuadros de mando y de protecciones de sobretensión para los puntos de luz LED.
Se produce una discusión sobre el tema, unos dicen que tendría que repararse y otros que están trabajando en ello. Además se le critica el ahorro energético, el PP dice que algunas partes de Los Molinos llevan tres meses sin iluminación y otras se están apagadas intermitentemente.
- Fernando San Isidro (CLM), hace tres pregunta al equipo de gobierno, pero antes quiere contestar a las acusación del PP que se hicieron hacia el en el pasado peno 3 de Julio, en el que le acusaban a Fernando de negar licencias de obras. Fernando explica que las licencias de obra menor se dan por Decreto de Alcaldía y las de obra mayor las aprueba la Junta de Gobierno. Además quiere matizar que le preguntaron sobre una licencia que fue entregada antes de que el fuera concejal y que por lo tanto desconocía.
La primera pregunta es, cual es el criterio para la contratación de los servicios médicos y profesores de natación de las piscinas municipales.
La segunda es, si se está cumpliendo la normativa de la Comunidad de Madrid en la vigilancia de las piscinas municipales.
Y por último, si se preguntara a la gente sobre  cómo quieren las fiestas, o se decidirá desde el ayuntamiento sin contar con los molineros.
Juan Pablo (PSOE), le contesta a las dos primeras diciendo que se lo darán por escrito y sobre la pregunta de las fiesta, empieza a decir lo que se va a hacer y no contesta la pregunta de Fernando, a lo que éste le pregunta que si se hará un “careo” con la gente de Los Molinos y el alcalde dice que no.
Se termina el pleno a las 21:03 y se pasa al turno de preguntas del público.
- Una vecina, Carolina, se dirige de una forma nada cortes al concejal Fernando San Isidro (CLM), diciéndole que las fiestas son las mismas fiestas de toda la vida, que nunca se han consultado a los molineros y que son las fiestas que los molineros quieren (es un poco incongruente su argumentación). Además pregunta qué es un careo. Fernando, le contesta que un careo es estar cara a cara, vamos que solo quería preguntaba si se reunirán a la gente para tratar el tema de las fiestas.
Olvido (PLM), también de forma poco cortes, se dirige a Fernando acusándole de no haber querido hacerlo cuando él era concejal, a lo que Fernando le contesta que en los cuatro meses que él ha ejercido de concejal, en ninguna reunión se ha comentado nada sobre las fiestas y que se le ha apartad de este asunto.
- Un vecino, Adolfo, se dirige al alcalde recordándole que hace dos años se comprometió a dar los costes de las fiestas de Los Molinos, vamos los “gastos reales”, no simplemente los gastos que se entregan. El alcalde no ha entregado aun los costes.  Juan Pablo contesta diciendo que los gastos los cuelga mañana y que los costes no los puede saber.
Éste vecino hace otro ruego dirigido al PP, pidiéndoles que no se pretenda implantar una censura previa a la libertad de expresión y que se tenga especial consideración con la libertad artística. Javier (PP), contesta que él no quiere censurar la libertad de expresión, el solo quiere censurar los videos que faltan a la verdad. A lo que el vecino le replica que él está hablando de la libertad del artista, no de la libertad política. Que los videos no tienen que ser fieles a la verdad, pueden ser de ficción o de humor o de fantasía.
- Un último vecino Domingo, pregunta por “lo mío” y acusa al alcalde de no valer y pide que deje paso a otro, que sí que tenga la capacidad que el no tiene. A lo que Juna Pablo (PP), le contesta que ya está listo el documento y que ya se lo harán llegar. 
Este vecino se refiere a un problema  que tiene desde hace años, con una parcela de su propiedad.

sábado, 9 de agosto de 2014

¿Quién gana con todo esto?

Una de las caras ocultas de la guerra es también, para algunos, la más jugosa: ¿Qué empresas sacan tajada discretamente de los genocidios, invasiones etc, etc.? El siguiente artículo nombra unas cuantas empresas que han visto cómo subía el precio de sus acciones a raíz de su actividad en diferentes aspectos del conflicto palestino-israelí, como les gusta llamar a ellos a la invasión de la Franja de Gaza. No están todas las que son, pero todas las que están, son. En la web whoprofits.org podéis ver si una empresa está implicada. Apple, Coca-Cola, Ford, Samsung... creo que son demasiadas las corporaciones sin escrúpulos.

jueves, 7 de agosto de 2014

Este viernes, 8 de agosto, charla sobre el Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de Los Molinos.

III CICLO DE CHARLAS VERANO LOS MOLINOS
Viernes 8 de Agosto 2014
20.00 hrs. Casa Museo Julio Escobar

"El Catálogo de Bienes y Espacios Protegidos de Los Molinos. Una oportunidad perdida"
Adolfo Rodriguez Gil. Coordinador del Grupo de Redactor del Catálogo. ExConcejal de Urbanismo de Los Molinos
Un grupo de vecinos han trabajado altruistamente durante más de dos años, para configurar un extenso Catálogo que recoge una gran parte de nuestro patrimonio material e inmaterial como pueblo. Ese Catálogo fue aprobado inicialmente el pasado 8 de mayo, por la Junta de Gobierno Local, pero ha sido posteriormente retirado por los votos de PP y PSOE en un pleno extraordinario celebrado el 1 de agosto.
El trabajo realizado, más allá de los vaivenes políticos, está ahí y sigue siendo un reto para nuestro pueblo conservar su rico patrimonio histórico, salvándolo de la destrucción y de la especulación.
La charla servirá también para aclarar dudas y para desmentir las interpretaciones falsas y maliciosas que sobre el Catálogo se han hecho.